La cosmogonía Azteca: los 5 soles

La cosmogonía azteca. Es apasionante la historia de los cinco soles a través de los cuales los antiguos mexicanos explicaron el origen y la creación del universo, totalmente distinta a la que tradicionalmente se dice como única verdad. Por ello en este post vamos a explicarte esa visión de la creación, tan válida como otras.

La creación

Según los aztecas el creador de la vida en la tierra fue el dios Ometeotl, (Dios de la dualidad. Sin embargo se debe acotar que su nombre inicial es Moyocoyani, “el que se creó a sí mismo”. Esta entidad se pensó y se inventó para constituir el principio y generar todo lo que llegó a existir. 

Conformado por EL TODO, se reúnen con él los opuestos, lo antagónico. Es espíritu y materia, fuego y agua, blanco y negro, estatismo y movimiento, caos y orden, vida y muerte, creador y destrucción.

Al llevar en sí mismo las fuerzas contrarias de lo positivo y de lo negativo, es dual. Por eso se llama Ometeotl, “Dios de la dualidad”.

La creación
Ometeotl

Cómo comienza todo

Él concibió a Tonacatecuhtli (Señor de nuestra carne) y a Tonacacihuatl (Señora de nuestra carne) para que poblaran el universo.

La creación
Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl 

Estos dos dioses tuvieron cuatro hijos:

  • Xipe Totec (Nuestro señor, el desollado), que nació rojo y sin piel que le cubriera el cuerpo. Dios de la primavera la agricultura, vegetación. ESTE
  • Tezcatlipoca (Espejo negro que humea), fue el segundo, nació negro, con garras y colmillos de Jaguar. Dios de la magia y la oscuridad. NORTE
  • Quetzalcoatl (Serpiente emplumada), nació blanco, con cabello rubio y ojos azules. Dios del viento y la sabiduría. OESTE
  • Huitzilopochtli (Colibrí zurdo), el cuarto, nació con la mitad de su cuerpo descarnada. SUR
los hijos de ollin

Estos cuatro dioses iniciales representaban las fuerzas cómicas de la cosmogonía azteca, como el fuego, el agua, el viento y la tierra. Para que hubiese equilibrio en el mundo, estas fuerzas debían estar equilibradas para que existiera la era de un sol determinado, sin embargo si se producía un desequilibrio cósmico ese sol, junto con la Tierra y los seres humanos de esa era desaparecerían.

¿Qué hicieron estos hermanos?

Después de 600 años de inacción, los hermanos decidieron crear una obra que los dignificase como dioses.

Crearon los mares y los lagos, las montañas, pusieron en ella animales, para que el hombre los cazara y se alimentara de su carne. También crearon el mundo subterráneo.

Al final, su obra estaba completa, pero todo era tinieblas, no había Sol. Se iniciaría la sucesión de los cinco soles.

Secuencialmente se crearon distintos soles que fueron destruidos por diversas catástrofes y ellos son la esencia de la cosmogonía azteca.

Primer sol “El mundo de la tierra” 

También se le llama sol de tierra (o Nahui-Océlotl que es cuatro-ocelote o jaguar). Fue creado por Tezcatlipoca, dios de la tierra, quien portaba el espejo de obsidiana humeante. Él era supremo, tenía el honor de cargar el Sol durante su diario viaje por los cielos, iluminando el cielo arriba y la Tierra abajo.

En esta época todo estaba habitado por gigantes (Tzocuiliceque). Se dice que los hijos del Primer Sol, los protoplasmáticos, ellos recorrían la Tierra, comiendo raíces y semillas.

La cosmogonía azteca

Se genera un desastre

Pero Quetzalcóatl celoso en un acto de ira subió a los cielos y lo golpeó ferozmente a su hermano, quien cayó del cielo y al chocar contra la Tierra se transformó en jaguar.

Así los jaguares o entes de la sabiduría acabaron con sus habitantes. Así el tiempo del Primer Sol de la Tierra llegó al final, y vino una gran penumbra. Este sol duró 676 xiuhmolpillis (ciclos de 52 años).

Primer sol

Segundo sol ”El mundo del viento”

También se le llama sol de viento (Nahui-Ehécatl). Fue creado por Quetzalcóatl, quien también fue Ehécatl para los aztecas. Él se corporizó en Sol con el honor de conducirlo en su diario viaje para derrotar los poderes de las tinieblas en la Tierra. Era benévolo permitiendo que las cosechas se dieran con abundancia, y que los hombres fueran felices. Este sol estaba habitado por humanos que se alimentaban a base de las semillas de los árboles. Se dice que los hijos del Segundo Sol eran hiperbóreos

La cosmogonía azteca

¿Qué ocurrió?

Pero Tezcatlipoca celoso, para reconquistar sus dominios subió a los cielos y derribó a su hermano. En su caída Quetzalcoatl provocó un vendaval que desgarraba los cerros, y destruía todo a su paso. Las semillas se hicieron insuficientes y los hombres comenzaron a sobrevivir a fuertes vientos que, en ocasiones, los arrojaban muy lejos.

Esta época fue culminada por huracanes y fuertes vientos que lo desintegraron todo, pero a pesar de ello algunos humanos lograron sobrevivir porque se convirtieron en monos. Este sol duró 376 xiuhmolpillis.

Segundo sol

Tercer Sol ”El mundo del fuego”

También llamado sol de fuego (Nahui-Quiahuitl). Los dioses enojados con la batalla destructiva entre Quetzalcoatl Tezcatlipoca que habían provocado la destrucción de la Tierra en los dos Soles anteriores, decidieron que otro dios tendría el honor de llevar al Sol a través del cielo. Eligieron a Tlaloc, dios de la lluvia. El era un ser de ojos grandes y largos dientes.  

Su lluvia de aguas nutrientes devolvió la vida a la Tierra y la cubrió con ríos, lagos y océanos.

La cosmogonía azteca

¿Cómo era la vida?

En esta era los humanos vivían tranquilos alimentándose de cereales. Se afirma que los hijos del Tercer Sol, los lémures. Entre Quetzalcoatl Tezcatlipoca conspiraron para corromperlos con perversiones y así fueron destinados a consumirse en el fuego comandado por Xiuhtecuhtli (dios del fuego).

Él emergió como un volcán en erupción que fue  enterrando el mundo y solo los que fueron acreedores de su salvación se convirtieron en pájaros y pudieron salvarse escapando de las cenizas. Éste Sol duró 78 xiuhmolpillis.

tercer sol

Cuarto Sol ”El mundo del agua”

También llamado sol de agua (Nahui-Atl). Una vez más los dioses intervinieron para recrear la Tierra, por órdenes de Huitzilopochtli, así El mundo fue levantado por Quetzalcoatl por medio de la dualidad de Tláloc: Chalchiuhtlicue, la diosa de los lagos y del agua, que se corporiza en sol.

Los hombres hijos del Cuarto Sol, eran los atlantes. Poblaron nuevamente la Tierra, era un mundo que poseía un cielo de agua. Se dice que era un reino con inmanentes conocimientos tecnológicos que habrían de darse bajo las facetas de oro, plata, bronce y hierro.

La cosmogonía azteca

Otro desastre

Tezcatlipoca, no complacido con la bonanza, corrompe a Chalchihuitlicue, y le ordena la cuarta destrucción de la humanidad atacada por grandes inundaciones. Hace caer el cielo provocando un tormentoso diluvio que duró años, Algunos seres humanos lograron sobrevivir a esta catástrofe convirtiéndose en peces y en diversos animales acuáticos. Este Sol duró 77 xiuhmolpillis.

cuarto sol

Quinto Sol “El mundo de movimiento”

También llamado Nahui-Ollin (cuatro-movimiento). La raíz ol significa bola o pelota. Representa el movimiento del Sol, también es la Dualidad del Devenir, del constante nacer y renacer que provoca transmutaciones. Este sol es la unión de las cuatro eras anteriores (o los cuatro dioses-elementos), cuya posición se encuentra en el centro, como un quinto punto cardinal.

Tras la cuarta destrucción de la Tierra, Quetzalcoatl Tezcatlipoca se arrepintieron de sus disputas. Con la Tierra tenebrosa e inundada, coincidieron que debían concluir si querían que hubiese otro Sol, hecho que además no sería posible sin el sacrificio de algún Dios.

La cosmogonía azteca

Cómo se creó

Cuando todo estaba en oscuridad, cuando no había sol que iluminara el amanecer ni el atardecer, los dioses convocaron una reunión entre ellos y se preguntaron ¿quién tomará sobre sí mismo el peso de ser el sol y traer el amanecer?

Se creó a través del sacrificio de la sangre (de los dioses) para darle movimiento al Sol muerto. Los dioses prepararon una pira sacrificial. Dos pirámides fueron alzadas para Tecuciztecatl y Nanahuatzin para ayunar y hacer penitencia, mientras se preparaba la pira sacrificial.

Dos Dioses

  • El dios Nanahuatzin ofreció ramas de abeto, manojos de hierbas, haces de caña y espinas de maguey con su sangre y vistió con simples vestimentas de papel. Este no dudó en lanzarse al fuego en la pira sacrificial.
Cosmogonía azteca
  • El dios Tecuciztecatl se ofreció a ser voluntario. Su ofrenda fueron plumas de quetzal,  bolas de oro y punzones de jade con punta de coral rojo. Vestía con grandes adornos. Él tuvo temor de lanzarse al fuego en la pira sacrificial preparada por los dioses, pero al ver el valor de Nanahuatzin, se lanzó también al fuego.
Cosmogonía azteca

El resultado

Ambos mueren abrazados por las llamas. Después de la muerte de Nanahuatzin y Tecuciztécatl, los dioses estuvieron esperando que uno apareciera en el cielo. Después de un tiempo, el cielo se llenó de luz. Y allí surge Tonatiuh, el quinto sol.

Quinto sol
El quinto sol

Quedaron para la posteridad lo que hoy conocemos como las pirámides del sol y de la luna.

vista aérea de las pirámides del sol y la luna
Vista aérea de las pirámides del sol y la luna

Porqué el sol gira

De esta manera es como se concibe a una era en la que el Sol, que mantiene girando al mundo, necesita saciarse con el sacrificio más preciado que tiene el hombre: su sangre.

En el quinto sol está el dios dador de vida, por ello se conjugan el agua, el viento, el fuego y la tierra. Los hijos del Quinto Sol, los arios, somos la gente de esta época.

Cómo desaparecerá: Invitación a la reflexión sobre nuestro tiempo

Siguiendo la leyenda en la cosmogonía azteca, los hijos del Quinto Sol pereceremos por el movimiento de la tierra, los terremotos, por la hambruna y la violencia.

Los mexicas predijeron que este sol sería destruido hacia 1985. Ya sabemos que esto no pasó literalmente, pero se presta para la reflexión, especialmente cuando entrado el 2020 vivimos la pandemia del coronavirus.

REFLEXION 5 SOL
Solo para la reflexión.
Cualquier parecido con el mito azteca … ¿será coincidencia?

Ellos predijeron que será una etapa de purificación, cuando llegue el dueño de todo y hacedor de las criaturas. No queremos decir que este es el fin, pero nada cuesta detenernos a pensar en esta cosmogonía azteca y establecer un paralelo con el tiempo actual, tan solo para plantearnos una revisión del curso que estamos trazando con nuestras acciones.

Ollin se parece al uróboros

Se llama uróboros a un antiguo símbolo griego que representa a una serpiente o dragón que devora su propia cola. Nadie conoce la antigüedad exacta del símbolo. Algunos sostienen que fue encontrado principalmente en Egipto.  

Su silueta es justamente un círculo y representa la eternidad de un ciclo, o inclusive el yin yang taoísta y la dualidad de las cosas. La serpiente Uróboros se come su propia cola.

El símbolo uróboros suele aparecer acompañado de la inscripción «Todo es Uno» y simboliza la unicidad de la materia que tenía una forma perfecta compuesta de la unión en exacta proporción de cuatro elementos: la tierra, el agua, el aire y el fuego. Representa el ciclo de la materia (nacimiento, crecimiento, descomposición, muerte y renacimiento)

la cosmogonía de los aztecas

Piedra del Sol Azteca “Calendario Azteca”

La Piedra del Sol es un disco monolítico tallado en basalto durante la época de esplendor de los Mexicas, alrededor de 1512 en el siglo XV. Su parte circular tiene un diámetro de 3,6 metros, 1,22 de grosor y un peso de 24 toneladas. Tiene inscripciones alusivas a la cosmogonía mexica y a los cultos solares. Fue labrada, y las imágenes en su superficie se refieren a la cosmovisión de ese pueblo.

calendario azteca

Compendio de la cosmogonía azteca

Más allá de su consideración como representación del calendario, debemos ver esta pieza como un compendio de la cosmogonía azteca. En ella se visualizan las cinco eras cosmogónicas consignadas en los textos indígenas del siglo XVI y en los códices prehispánicos.

Los círculos exteriores y el canto de la piedra expresan la visión azteca del cosmos, es el tiempo creado y destruido por los dioses.

La deidad que se encuentra en el centro del monumento es Tonatiuh, Dios del Sol y es la edad cósmica de mayor dimensión representada en el centro de este monolito.

calendario azteca

Los cuatro soles

Alrededor de la imagen central de la Piedra del Sol, en el primer círculo, aparece cuatro cuadrados, ellos son los soles generadores del mundo que antecedieron al actual Quinto Sol. (También puedes ver el Calendario maya aquí)

  • Jaguar (nahui océlotl), el primer Sol;
  • viento (nahui ehécatl), el segundo Sol;
  • lluvia de fuego (nahui quiáhuitlel tercer Sol;
  • agua (nahui atl), el cuarto Sol.
4 soles

Los cuatro puntos cardinales

La cosmogonía azteca nos presenta las cuatro formas en las que se manifestó la vida en estos soles, corresponde a los cuatro puntos cardinales del plano terrenal o destinos del planeta, que fueron ejemplificados por los aztecas en un hermoso árbol cósmico.

Se trata de una hermosa alegoría que nos recuerda, porqué es tan importante darle vida a estos relatos sagrados que, si bien es cierto, conforman una verdadera ley universal que todavía, los hijos del Quinto Sol, no somos capaces de entender en su totalidad.

La veracidad de mitos de la cosmogonía azteca, como el del Quinto Sol, se ve reflejada en muchas otras culturas que han forjado sus propias leyendas bajo una misma cosmovisión universal: un renacer.

Deja un comentario